Plagio musical, Error o fama ¿Qué se sabe de esto?

Artículo de opinión

Escrito por: Juan David Otálora



Hablar y discutir sobre el plagio musical resulta coyuntural tal como si pasara en cualquiera de las áreas de creación de contenidos profesionales. Es necesario tratarlo y conversarlo, ya que muchas personas no lo ven y los que sí saben de este gran problema y delito, lo ocultan a la luz pública. Poner en juicio a alguien por copia, fraude y por adueñarse de la propiedad intelectual sin consentimiento, es un deber tuyo como artista. Es hacer valer tú tiempo, talento y trabajo.


Si alguien quiere acceder a tu talento, tendrá que pagar por esté, es lo mínimo. Tú te esforzaste y asumiste costos para pagar derechos, masterización, sonidistas, redes y demás detalles dispendiosos, tan solo para que tu producción saliera en plataformas a estallarla en reproducciones y no solo eso; gastaste infinidad de horas de sueño para llegar al resultado final del track, un “hit mundial”.



Debes tener presente que si querían usar tu contenido te tenían que avisar desde el principio de la preproducción del tema, ahí el artista te contacta, te pasa una propuesta formal y ahí tú entras a decidir si accedes a delegar tu trabajo por una gran suma de dinero, por tener la fama de que escogieron un pedazo de tu canción más aclamada o decir que no y seguir como si nada.


Los plagios más comunes resultan siendo así: Se ha sabido de Dj/productores famosos, otros no, que quieren sacar ese tipo de track que saben que van a arrasar en ventas, tapándose y abrigándose en su popularidad para hacer este tipo de plagio, apoyándose en los aportes de sus anteriores creadores sin previo aviso.


Algunos productores deciden tomar el camino fácil, elegir ilegalmente fragmentos de canciones que fueron sensación global en géneros alternos o muy temas antiguos. Estos suelen plagiar frecuentemente las pistas, ritmos, voces y demás partes musicales que se hayan creado previamente, algo que les suene pegajoso.



Este tipo de replicas se ven muy frecuentes en la mayoría de la industria musical, pero en la electrónica comercial, EDM, se nota que muchos de los Dj/Productores de estos géneros acceden a vender fragmentos de sus tracks, incluso suelen hacer colaboraciones o remixes, esto dejando grandes cantidades de dinero y elevando la posibilidad de crecer como artista, generando una publicidad y reconocimiento mayor al anterior. Por eso es tan popular el género y sus DJs.


Sí es firmado y consensuado sería legal para las ambas partes, pero en algunos otros casos prefieren ahorrarse todo los papeleos que acarrearía la unión de las partes musicales y deciden robarlas, se ha sabido de casos como el del DJ, Armin Van Buuren que fue acusado de hacer plagio, siendo juzgado por un colectivo de puristas del techno, Underground Resistence. Pidiendo respeto y añadiendo:

“¿Es que ya no hay vergüenza? ¿Qué pasó con la creatividad electrónica? ¿Qué mierda, acaso todo se trata sobre dinero?"

En conclusión, nos hemos dado cuenta que llegar al estrellato conlleva mucho sacrificio, amor y pasión por las cosas. Ahora sabiendo un poco más sobre el plagio, estaremos más alertas a todos los hits que pegan cada mes, analizando que sea música de autor y no música robada o plagiada.

 

Gracias por leernos, si te gustó este artículo, comenta y eres bienvenid@ de compartirlo; nos vemos pronto en la pista de baile

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo